17 dic. 2010

El piano, por Julio Herrera y Reissig







Ella se puso muy pálida; yo me quedé taciturno;
fue a suspirar a la luna mi vaguedad metafísica...
Se extenuaba en un sollozo la evocación del "Nocturno"...
Y ella engarzó su cabeza entre sus manos de tísica.
...................................................................................................
...................................................................................................

Un frío de tempestades nevó el recuerdo en su frente:
- No llores -le dije- ¡ven!...
Y yo lloraba también.
- ¿Qué te ha herido?

Y en la sombra destacóse fieramente
la dentadura del monstruo que despedazó a Chopin!




en Las pascuas del tiempo, 1902