13 nov. 2008

Alguien muere a algunos metros, por Carlos Almonte






Cuando el cuerpo se llena de alegría,
se mueve y se estremece.

El Espíritu de los Vociferantes




Sin la urgencia del recuerdo.

No ve,
ni escucha,
ni respira,
ni huele

el áspero aire de la eterna planicie.






en Flamenco es un sueño, 2008