15 mar. 2008

Loushan

por Mao Tse-Tung





Frío es el viento del oeste.
En el aire helado se oye la llamada de los patos silvestres
a la luz del amanecer.

A la luz del amanecer
suenan fuerte los caballos,
y el sonido de la trompeta enmudece.

No digas que el paso está cerrado con hierros.
Este mismo día rebasaremos su cima.
Ahí las montañas son azules como el mar,
y el sol poniente es más rojo que la sangre.