15 mar. 2008

Huichang

por Mao Tse-Tung





Pronto el alba romperá al Oriente.
No digas que marchamos temprano;
aunque hemos atravesado todas esras verdes montañas
aún no somos viejos,
y no hay otro paisaje como éste.


Desde la muralla de Huichang, elevadas cumbres
se suceden hasta el océano.
Nuestros soldados miran y señalan hacia Kuantung,
tan verde, tan frondoso en la distancia.