28 nov. 2007

Lejos del Edén

por Lucía Cánobra Pompei





encuentro el flash, aprieto, enciendo, flagelizo entre paréntesis mi ánimo de ardid, canto sin saber la melodía, ensalzo y me entremezclo con los fieles rumbo a la montaña, mi vestido blanquecina, una luz demente cubre mi cabello -aún más amarillo-, siento el alma muerta o tal vez pesada, siento que me muero a cada paso, oigo el rezo sobre el horizonte y la emoción termina de ocuparme, usarme, acariciarme, mis rodillas tiemblan, mis muslos sienten un pequeño hilo de unión mística y completa soy, ante la evidencia me someto una vez más, sin apenas escuchar la petición, llagas, cuerdas, coronas de universos que me hieren, las estrellas caen, la luna mancha en sangre, soy mujer, una santa, una rata en la cloaca y el final de mi camino ante la cruz en ruinas.