26 jun. 2007

Cae la tarde en Medio Oriente

por Juan Villoro



Y entonces el vulgar canto de los dioses,
la modélica verdad que aceptamos día a día,
pueblos que se embaucan a sí mismos,
líderes que matan a la diestra,
líderes que cuecen a su pueblo en su cantero,

viene y va,
viene y va,

el sucio rumor de las mentiras,
la roja herida en Palestina,
Iraq, Afganistán,
los hermanos grandes pobres en espíritu,
los hermanos grandes faltos de verdad,
los hermanos grandes que no entienden lo verdaderamente humano,
egoísmo,
vanidad,
terror,
error,
tal es su verdad,

todos saben a quien nos referimos,
dos estados hermanados por el fuego y la ignorancia,
la estupidez de los que vencen,
veo un pueblo que sufre a mis pies,
veo un pueblo que es masacrado a los ojos del mundo,
obligado a matarse entre hermanos,
mientras el vecino idiota juega a limpiar su patio,
es injusto,
la mentira triunfa una vez más,
la inhumanidad,
el imperio,
la muerte.