28 may. 2007

Secuencia y consecuencia

por Luca Pomp





al verme así,
contra la pared, tus muslos duros contra el sexo hinchado
y sangrante,
caigo frente al cielo abierto,
herido en centenares de vaginas lujuriosas,
me rebelo en líquidos sin verga,
ácido lisérgico en mal estado, lleva el tiempo en la montaña,
me dibujo,
no existe nadie más que yo,
sólo unos pájaros ancianos con el pico ya doblado,
que no gruñen,
que no braman,
como el dios sentado entre arrabales,
un aciago Om en filigrana,
un tremendo paso hacia el abismo.
me masturbo contra el pavimento,
ya no vienes,
permaneces ahí parado,
observándome mientras me toco,
me retuerzo,
me penetro,
me orgasmizo...
aunque el grito se disipa,
yo desaparezco entre las nubes,
tal como un profeta en llamas,
tal como tu voz, mirada esquiva,
transparente es el final,
transparente hacia el vacío.