16 dic. 2006

Se perdió entre las notas de una triste melodía

por El Seis




Estoy esperando una bella
Dama
Que brote de su ser perfecto
Una melodía
Llena de cantos de guitarras
Estridentes
Una lluvia de tambores
Que hagan temblar el cielo
Un sonido lloroso de metal
Que rompa el umbral
De lo posible
Y se convierta en pura
Bruma de sonidos
Y tiempos

Que su cuerpo se contorsione
Presa de algún endemoniado
Requinto
De una cítara increada
Que estuvo almacenada
Dentro del arcón del cosmos
Donde guardó silencio
Eterno
Eterno

Que el sonido perfecto
De una canción
Cualquiera
De un grupo bañado
De metal
Haga bailar el cuerpo
Tapizado de sudor
De la dama vestida
De luna
Y maquillada
De sol
Y que lentamente
Se pierda su contoneo
Entre los brazos inmensos
Del universo

Allá a los lejos
Una voz afónica
Lanza adoloridos aullidos
Llamándome
Buscándome
Entre los riscos de concreto
De una ciudad muerta
Donde todos los hombres
Están degollados
Y las mujeres han sido violadas

Mi búsqueda endemoniada
Esta atrapada
Entre cuatro paredes
De cadáveres jóvenes
Que no dejan mover mi cuerpo
Sobre
Una montaña de huesos
Y una laguna desbordante
De sangre
De peces ebrios de dolor
Que se dejan atrapar
Por el perverso pescador
Mordiendo
El ardiente anzuelo
Para ser llevados
Al sartén de hierro
Para bailar la última danza
Entre los dientes podridos
Del miserable cazador

La mujer que algún día
Esperaba
Reservándole
Los climas de mi cuerpo
Nunca llegó
Se quedó atrapada
Entre las notas violentas
De un violonchelo
Nunca visto
Nunca tocado

Un violín eléctrico
Rojo
Lanza aullidos
Dardos del silencio
Para atrapar los oídos
De los muertos.