2 ago. 2006

Israel, fascismo y terrorismo de estado

por TyCol




TyCol cree necesario manifestar un gesto de repudio extremo hacia la actitud fascista del falso estado de Israel. Creemos que esta nueva agresión se realiza en el marco de la prepotencia que los ha caracterizado desde antes de la fundación (imposición) del Estado. Israel comete terrorismo de Estado, asesina, invade, masacra, envenena estanques, castra, usa armas biológicas y químicas, tiene poder y experimentación nuclear, hace caso omiso de las reconvenciones de la ONU, hace caso omiso del buen gusto y la decencia, hace caso omiso de entender qué significa ser humano.

TyCol además manifiesta su estupor ante la indiferencia occidental (al menos la indiferencia de la oficialidad de los Estados más importantes de Occidente, comenzando por el socio natural de Israel, como es Estados Unidos). Y el otorgamiento de legalidad a las acciones israelíes.

Seremos tajantes. Seremos justos. Esto no puede tolerarse más. Creemos en la paz, en la humanidad, en el arte y en la cultura, en la distribución equitativa. Elementos que Israel, y su conglomerado universal, parecen graciosamente pasárselos por cierta parte, al imponer ideas, cargos, políticos, autores y artistas, refiriéndose los unos a los otros, ubicándose en puestos de poder, manejando hilos, obviando a quien esté fuera de aquel círculo que baja la cabeza ante el atropello, la inmundicia y la matanza.

Aunque pequemos de ingenuos, o de tolerantes, seguimos creyendo en un mundo más justo. Israel debe detener su afán expansionista, militar, geográfico y cultural (con mayores o menores matices de obviedad, dependiendo del caso).

A pesar de la distancia, le enviamos un sentido abrazo al pueblo libanés y al pueblo palestino, víctimas actuales (y en el caso palestino, permanente) del poder nazi-israelí. Enviamos toda nuestra fuerza e inteligencia, todo nuestro arte, toda nuestra humanidad.



TyCol
México, DF, 2006