10 jul. 2006

Tres poemas breves

por Leopoldo María Panero





LA POESÍA DESTRUYE AL HOMBRE...

La poesía destruye al hombre
mientras los monos saltan de rama en rama
buscándose en vano a sí mismos
en el sacrílego bosque de la vida
las palabras destruyen al hombre
¡y las mujeres devoran cráneos con tanta hambre de vida!
Sólo es hermoso el pájaro cuando muere
destruido por la poesía.

(de "El último hombre", 1984)



DIARIO DE UN SEDUCTOR

No es tu sexo lo que en tu sexo busco
sino ensuciar tu alma:
desflorar
con todo el barro de la vida
lo que aún no ha vivido.

(de "El que no ve", 1980)



HEMBRA...

Hembra que entre mis muslos callabas
de todos los favores que pude prometerte
te debo la locura.

(de "El último hombre", 1984)




Leopoldo María Panero, poeta, narrador y ensayista nacido en Madrid, España, en 1948. Su intensa y atribulada vida, afectada por el alcoholismo, la depresión y dos intentos de suicidio antes de cumplir los veintiún años, lo llevaron a la esquizofrenia, permitiéndole largas recurrencias entre el manicomio, la prisión y la vida civil.

TyCol, tras una breve y simple deliberación, ha concordado en entregar su Primer Premio de Reconocimiento Histórico, a Leopoldo María Panero, por su virtud invaluable, sencillez y el dominio fieramente estático que expresa en su ardua y perpleja sensibilidad.