19 jun. 2006

Las vulgaridades de la novela

por Ernesto Sábato
en "Ensayos inéditos"





Cuenta Gide, en su “Journal”, que Valéry no se decidía a incluir una frase como "La marquise sortit a cinq heures". ¿Y qué prueba eso? Una novela, incluso una gran novela, está llena de frases tan triviales como ésa, triviales como la vida misma: Hegel también desayunaba, por decirlo así. Además, una ficción es como un continente, en que para llegar a lugares que han de fascinarnos deben atravesarse estúpidas llanuras sin más atributos que el polvo, el cansancio y la monotonía.



Fotografía: Paul Valéry